Problemas del prepucio, glande y tronco

Un prepucio estrecho que no se retrae sobre el glande (FIMOSIS)

Información de fondo

Antes de seguir adelante debo señalar que un prepucio que no puede retraerse es normal en un chico, y no hay razón para ver esto como un problema – las adhesiones que unen al glande con el prepucio no se separan hasta algunos años después del nacimiento, y no representan nada anormal o peligroso para la salud. Debo enfatizar la necesidad de no forzar hacia atrás el prepucio de un chico antes de que esté listo para más flexibilidad.

fimosis Aparentemente alrededor de un 2 por ciento de los hombres adultos – es decir aquellos que están físicamente sexualmente maduros – tienen el prepucio que no se retrae sobre el glande, o que sólo lo hace parcialmente – una condición conocida como fimosis (en griego significa oclusión.) Esto usualmente ocurre por una banda ajustada de piel en algún lugar del prepucio llamado el “anillo fimótico” que es más angosto que el tamaño del glande. En los peores casos, llamados como fimosis puntiforme, puede ser incluso difícil orinar a través de la estrecha apertura del prepucio. Más usualmente, el anillo fimótico no es tan tenso como para impedir orinar, pero le impedirá al hombre o muchacho exponer su glande.

fimosis Las causas de la fimosis son más bien variadas: algunas son congénitas, y han existido desde el nacimiento. En estos casos el adolescente puede no darse cuenta de que tiene un pene diferente de la norma, aunque es probable que advierta que algo funciona mal cuando comienza a masturbarse o intenta tener sexo con penetración, por la dolorosa experiencia de no poder retraer su prepucio. En los casos en que el glande puede retraerse parcialmente, la naturaleza fibrosa del anillo fimótico puede hacer a la masturbación dolorosa, al moverse sobre la sensible superficie del glande.

Otras fimosis parecen ser el resultado de balanitis, una infección e inflamación del glande comparativamente común. Pero la relación no es sólo en una dirección, porque si el glande sexualmente maduro queda atrapado debajo de un prepucio que no puede retraerse, uno podría esperarlo más propenso a las infecciones: después de todo, ahí abajo está todo húmedo y oscuro! Algunas fimosis se desarrollan en los adultos debido a la diabetes, la que puede hacer que el prepucio se hinche con una edema (retención de agua) impidiendo su retracción. Hay también una opinión de que una herida puede causar que la piel del pene se vuelva fibrosa, es decir un tejido menos flexible, causando el estrechamiento característico del tronco del pene similar al de la parafimosis, y causando dolor o incomodidad en la erección. Obviamente esto no es lo mismo que el anillo fimótico al fin del prepucio, pero presumiblemente los mecanismos subyacentes que alteran la naturaleza del tejido cutáneo en algo menos flexible que lo normal son similares.

¿Su prepucio se encuentra atrapado detrás de la cabeza de su pene?

A propósito, parafimosis es el término usado para describir el aprisionamiento de un prepucio muy estrecho detrás de la corona del glande, una situación que puede hacer que el glande se hinche debido a la restricción del flujo de sangre por lo que se considera una emergencia médica. La manera en que se adquiere un prepucio detrás del glande se describe a continuación:

…cuando un prepucio estrecho se retrae a la fuerza y queda atrapado detrás de la cabeza del pene, el tejido se vuelve edematoso y se hincha aún más agravando el problema. El primer auxilio para esta condición es simple. La cabeza del pene debe ser muy apretada entre los dedos pulgar e índice. Esto fuerza a la sangre a salir de la cabeza y reduce su tamaño. Entonces puede traerse el prepucio hacia adelante a su posición normal. Los padres deben ser instruidos para evitar la retracción forzada del prepucio de los niños. La aplicación de hielo puede también ser útil. Debe evitarse la retracción forzada de un prepucio estrecho. Ha mostrado tener éxito el tratamiento en el hospital con inyecciones de hialuronidasa. Funciona reduciendo la edema.

¿Y la cura para la fimosis?

Depende básicamente de si ha comenzado de adulto o si ha estado presente desde la niñez. Aunque puede parecer absurdamente simple, en este último caso, simples técnicas de estiramiento de la abertura del prepucio ¡pueden curar el problema!

La circuncisión ha sido considerada tradicionalmente, al menos por la profesión médica, como la única cura para la fimosis; la experiencia de hombres que han usado las técnicas de estiramiento del prepucio refuta esto. Hay otras soluciones quirúrgicas, en particular la técnica de la abertura dorsal, una solución conservadora al problema de la fimosis.

Quiero terminar esta sección citando extractos de una tabla de mensajes de la web. Estos enfatizan que la solución correcta puede no ser la misma para todos.

Abriendo estrategias:

He desarrollado fimosis en el pene, que es el cierre involuntario del prepucio que resulta en una abertura de sólo 6 milímetros, que lo hace imposible de retraer. Con respecto a un pene normal, no hay diferencias visuales ni dolor. Los urólogos quieren circuncidarme, pero escucho que no es necesario – ¿algún consejo?

Respuesta 1:

Esta condición verdaderamente es el meollo. Supongo que tuve fimosis desde que nací. Puedo recordar como niño el dolor para orinar y cómo la punta de mi prepucio ardía cada tanto. Recuerdo a mi madre llevándome al médico de familia que decía no preocuparse por eso. Recuerdo a mi madre untando vaselina en la punta de mi prepucio inflamado de manera que lo curaba y no me dolía al orinar. Debía tener menos de cinco años. Nunca podía retraer el prepucio sin un poco de dolor, aún cuando estaba totalmente flácido. Al crecer, mi prepucio permanecía naturalmente sobre mi glande al tener una erección. Pensaba que era normal.
¿Cómo iba yo a saber? Pero al volverme más grande, imaginé que algo estaba mal. La primera vez que traté de tener sexo me dolió horriblemente. Mi prepucio quería retraerse pero no podía. Me imaginé que la mejor manera de tener sexo era usar un condón, que fue lo que hice a partir de ese momento. Bueno, para hacer corta una historia larga, esto condujo a 13 o 14 años complicados, cuando llegaba a tener cualquier clase de vida sexual “normal”. Es divertido, pero no caí en cuenta de mi condición hasta que visité a una prostituta. (Mi primera y única vez, a propósito.)
Sabía que no podría tener sexo normal con ella, pero imaginé un “masaje total” que sería un buen objetivo. Bueno, cuando miró mi erección mi vida cambió. Me dijo que necesitaba arreglar mi problema. No hice nada inmediatamente, pero a la edad de 34 años elegí ser circuncidado. Honestamente, fue lo mejor que hice en mi vida. Sí, dolía como el infierno. ¡Sí, maldije por arriba y por abajo al doctor por ser un carnicero al mirar mi pene dos horas después de la operación! Pero todo se volvió maravilloso. Deseo haberlo hecho cuando era un bebé, o adolescente, o en cualquier momento, pero no me arrepiento.

Otra respuesta:

Debido a que su circuncisión curó un problema en su prepucio, me imagino que estará ciertamente feliz de haber sido liberado del problema. Sin embargo, si su operación tuviera que hacerse hoy, Ud. tendría la opción de un tratamiento no quirúrgico o de cirugía no traumática no destructiva que hubiese preservado las muchas importantes funciones fisiológicas del prepucio.

Frenillo tenso, incómodo o desgarrado (el frenillo es la banda de piel entre el glande y el prepucio – o tronco del pene en hombres circuncidados.)

Muchos hombres que han sido circuncidados no tienen frenillo. El frenillo es como la banda de unión debajo de la lengua. Una pequeña lámina de piel por debajo del glande que une a éste con el prepucio. En el pene erecto, si el frenillo es demasiado corto causa que el prepucio se deslice automáticamente hacia adelante. Dolor, lesiones y malestar son causados por la tensión en este frenillo muy sensible cuando el prepucio es tirado hacia atrás. Durante la masturbación estos problemas pueden ser en su mayoría evitados, los problemas comienzan a ser conscientes típicamente en el coito. Hay varios casos. Algunos impiden o molestan la penetración o causan dolor al intentarlo, otros permiten retraer el prepucio, sin embargo esto crea tensión durante el coito o a veces una sensación de lastimado varios días después. Un frenillo tenso muy frecuentemente se desgarra durante el coito.

Parece que los síntomas de esta condición en el varón adulto antes de tener sexo por primera vez son un prepucio que salta hacia atrás cuando se retrae manualmente y se suelta, (es decir el prepucio no se queda atrás al retraerlo); y después de tener sexo (o, más alarmantemente, durante su primer encuentro sexual) un desgarramiento o herida del frenillo. Esto puede sanar y entonces acortarse más a través de la formación de tejido de cicatriz, de manera que el problema se transforma en un ciclo repetitivo. Si el frenillo se hiere durante el sexo, puede sangrar y causar angustia y dolor en ambos miembros de la pareja. No es, como evidentemente se pensaba, un equivalente masculino al himen de las chicas que es roto durante la pérdida de su virginidad, y puede arreglarse fácilmente mediante un simple corte de tijeras de cirugano y unas pocas puntadas.

Adhesiones en el glande, especialmente en la cresta coronal y el prepucio

Un e-mail de uno de mis lectores:

“Cuando tenía aproximadamente catorce años, mi corona y prepucio aún estaban adheridos – un remanente de adherencias de la infancia entre el prepucio y el glande, las que, entiendo, son muy normales. Pero usualmente se separan en la pubertad, y no tenía idea de que estas adhesiones fueran anormales, hasta el día en que se separaron inesperadamente, ¡llevándome a pensar que mi pene se estaba deshaciendo en pedazos! Aunque suena divertido, no lo es, porque mi glande ha estado hipersensible desde entonces, y es doloroso aún tener ropa interior rozando sobre la piel de la cresta coronal.”

La adhesión infantil entre la cara interna del prepucio y el glande es natural y normal en bebés. Esta capa adherida se libera sola, a veces esto ocurre antes de nacer, a menudo en los primeros seis meses, y usualmente a la edad de tres años. Generalmente esta capa adherida se libera finalmente alrededor de la cresta coronal y en el área del frenillo. Hay claramente distintos grados de adherencias y a veces las adherencias totales continúan hasta la pubertad y aún en el adulto. Algunos chicos liberan el prepucio ellos mismos durante la infancia o al comienzo de la pubertad, esto puede ser comparado con la sensación de descamación de la piel sensible y puede ser una exploración relativamente interesante conducente al descubrimiento del glande. A veces luego de liberar las adhesiones puede formarse una película blanca sobre el glande que tiene la tendencia a volverse a pegar y necesita de un lavado regular. La intensidad del dolor que experimentan algunos chicos cuando intentan liberar estas adhesiones infantiles puede ser lo suficientemente grande como para impedir la insistencia con la retracción. El grado de dolor e inhibición que causa esto claramente no es generalmente reconocido.

No hay, siento mucho decirlo, muchas otras opciones que la separación quirúrgica si las adhesiones no pueden retraerse. Y sospecho que la consecuencia es una vida entera de hipersensibilidad sobre el glande, lo que según mi opinión hace a la circuncisión indeseable, ya que el prepucio tiene un efecto muy protector sobre el delicado tejido del glande.

Infecciones con manchas, enrojecimiento, descamaciones, dolor o picazón del tejido del glande

Esto es llamado balanitis, y los síntomas son algo que la mayoría de los hombres han pasado seguramente alguna u otra vez. En realidad hay todo un grupo de infecciones que causan estos síntomas, que van desde la vieja Cándida (una especie de hongo) que causa a las mujeres mucha molestia, hasta infecciones bacterianas. En casos leves, usualmente hay evidencias de infección en uno u otro miembro de la pareja, aunque casos espontáneos aparecen aún cuando un individuo no sea sexualmente activo si es diabético o está tomando antibióticos. Obviamente, la higiene también puede ser un factor – esto es, la falta de higiene – pero, bastante extraño, el jabón retenido también puede ser irritante. La cura es simple, pero necesita el diagnóstico exacto, por lo tanto si usted no está confiado comprando su crema esteroide o ungüento anti-hongo de venta libre (¡o describiéndole los síntomas al farmacéutico!) usted sabe lo que tiene que hacer: vea un doctor. (OK, sé que es vergonzoso, pero no tanto como tener su pito caído.)

Aquí hay una pregunta y respuesta del foro de Urología)

Enrojecimiento del Pene

Pregunta:

El problema es éste: mi corona muy a menudo se vuelve púrpura muy oscuro, y a veces el prepucio que cubre la corona se vuelve rojo brillante. Estoy circuncidado, pero a veces el prepucio remanente cubre la cabeza del pene. A veces, pero no siempre, la corona se irrita o pica. Y a veces se ve y siente normal. Me he masturbado de 2 a 4 veces por semana desde adolescente, y tengo coito con mi esposa alrededor de 1 a 2 veces por semana. ¿Piensa que tengo la corona dañada permanentemente de demasiada masturbación? En el pasado, a veces me masturbaba en la ducha con jabón, y la corona sangraba y picaba. Dejé de hacerlo hace muchos años. En el pasado, también usaba mucho polvo de bebé para masturbarme, pero ahora no. Ahora uso gel K-Y para el coito con mi mujer, y aceite de vitamina E para la masturbación. ¿Piensa que la corona está dañada? Si es así ¿permanentemente? ¿Tiene alguna sugerencia sobre qué podría hacer para curarlo? Gracias por cualquier ayuda o recomendación que puedan darme.

Respuesta:

La corona es la porción levantada del glande o punta del pene. Es esencialmente una esponja cubierta por una capa muy fina de piel. La corona es comúnmente de color muy azul a púrpura. Si usted tiene prepucio remanente después de la circuncisión, el enrojecimiento puede ser una infección de hongos que es casi siempre la causa del pene rojo doloroso en el incircunciso. Cuando el prepucio se vuelve rojo y dolorido, el diagnóstico es casi siempre certero, y cremas tópicas anti-hongo dan resultado. Ud. no puede haberse dañado el pene usándolo como describió.

La piel en la cabeza el pene ha desarrollado manchas de color marfil

Es el clásico diagnóstico de Lichen sclerosis et atrophicus (previamente conocido como Balanitis xeroticus obliterans o BXO).

Típicamente, la BXO ocurre como placas duras sobre el prepucio, glande y/o meato blanco-marfil, causando dolor, picazón, pérdida de sensibilidad del glande del pene, erecciones dolorosas, fimosis, y padecimientos invalidantes obstructivos e irritativos. Otros cambios difusos o localizados pueden incluir placas moteadas atróficas blanco-amarillento o blanco-azuladas en el glande; fisuras fáciles de abrir, erosiones, bandas aprisionantes, ampollas, dilatación de los capilares, y hemorragias de la piel afectada, además de estrechamiento o destrucción del meato o uretra anterior. Aunque la causa del BXO es desconocida, las terapias antimicóticas o con antibióticos no constituyen tratamientos efectivos. Se han propuesto tres etiologías para la BXO: 1) una manifestación de un desorden autoinmune indefinido; 2) el resultado de un traumatismo anterior (p.ej., cicatrices de cirugía, lugares de antiguas llagas, irritación y obstrucción del prepucio); y/o 3) la consecuencia de una enfermedad infecciosa (Mycobacterium atípica, sífilis, Borrelia burgdorferi.)

El tratamiento dependerá en gran medida de cuán avanzada está la enfermedad, pero implicará tratamiento de esteroides o cirugía. Debe haber habido muchos tratamientos propuestos para este problema a lo largo de los años, incluyendo vitamina E, testosterona, corticoesteroides, y cirugía (extracción del tejido afectado.) La circuncisión ha probado ser muy efectiva en los casos en que las lesiones se circunscriben al prepucio. En pocas palabras, y como siempre en los problemas del pene, si Ud. tiene esta condición, o piensa que puede tenerla, por favor, vea a un médico.

Dolor en el prepucio, rotura de la piel, daños en las venas y problemas similares – causados por sexo rudo u otros traumatismos – dolor, dolores en el pene en general

Han sido enviadas algunas consultas por e-mail. En todos los casos, el mensaje es el mismo: trate a su pene con respeto. Si lo daña es un problema.

¿Pero qué si aún habiéndolo tratado con respeto, algo aún sale mal? La respuesta, siento decirlo, siempre es la misma: consulte a un médico, tan pronto como pueda.

Pregunta:

Soy un varón de 43 años, delgado, musculoso, con electrocardiogramas y presión sanguínea perfectos, salud excelente, sin problemas. Quizá tenga algún consejo para mí. Tuve sexo vigoroso con un condón ajustado anoche por un largo período de tiempo y sufrí la ruptura de una de las venas justo debajo de la cabeza de mi pene. Esto ya me ha ocurrido antes. No es doloroso, pero la vena ahora está muy dura y hay una ampolla de líquido en el área. Yo sé qué lo causó, pero estoy más preocupado por evitar que se siga repitiendo o hacer algo para arreglar el problema. A corto plazo me abstengo y evito cualquier movimiento que comprima mi pene. A largo plazo estoy preocupado por complicaciones. ¿Hay algún tratamiento para reparar, quitar o hacer un bypass a esta herida? O quizá alguna otra sugerencia. Supongo que cada vez que esto ocurre estoy rompiendo la vena más bien a lo largo.

Respuesta:

Este es un problema médico, y necesita el consejo de un doctor.

Pregunta:

Hola, me pregunto si Ud. podría ayudarme con una rotura en mi prepucio que tuve al tener sexo con mi esposa. Aunque curó, permanece muy sensible, y se irrita y pone roja durante el sexo. ¿Se curará completamente alguna vez y debo preocuparme?

Respuesta:

Este caso necesita el consejo de un médico.

Una cresta de piel en la parte inferior del pene – ¿es normal?

Pregunta:

“En la parte inferior de mi pene, hay una pequeña cresta. Abajo, está en dos partes, y se juntan arriba a 2,5 cm. aproximadamente. Entonces sigue derecha hasta el final, y termina en un pequeño punto, justo debajo del glande. Es blanda, y parece ser solamente piel. Se nota mucho más cuando mi pene está erecto. Solía pensar que esto era normal, hasta que leí una revista pornográfica y me di cuenta que ninguno de los hombres de la revista tenía esta característica. Esta cresta no se lastima o siente por nada y mi pene funciona normal, pero tengo la curiosidad de saber qué es. Estaría agradecido por cualquier consejo.”

cresta Respuesta:

Esto es completamente normal, y es sencillamente una cresta de piel en donde el tubo de piel que constituye el pene se une cuando se está formando en el bebé. Es (independientemente de la pregunta de arriba) una característica de todos los penes. Aquí hay una fotografía de una muy visible.
You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by WordPress | Hosted by: Hosting Peru